El resurgir de la exportación española, ¿mito o realidad?

MARIO WEITZ Y PATRICIA MORANDINI / ABC.es SUPLEMENTO EMPRESA
Día 24/12/2012 – 09.02h

Todos estamos ansiosos de que España vuelva a crecer y crear empleo, pero este proceso lleva su tiempo hasta que la economía ajuste su falta de financiación, y todos los problemas conocidos que definimos como la tormenta perfecta, o el caos sin gestión. La mal llamada crisis pone de relieve que muchos no llaman a las cosas por su nombre, lo que se manifiesta en análisis superficiales. Una crisis es un desequilibrio esperable, evolutivo. Un caos sin gestión es cuando las multi-variables se eternizan. Se podría transformar si hay voluntad propia en un tibio paso hacia la salud económica.
Como un enfermo más, nuestra sociedad necesita un gran esfuerzo para implementar y financiar el déficit fiscal, insostenible, también por los desequilibrios del sector exterior. Dentro de los motivos que explican la prima de riesgo, uno es la débil exportación que hemos tenido siempre.

Este caos sin gestión se manifiesta por la elevada deuda externa española, al necesitar financiación la banca española en el extranjero para hacer frente al elevado endeudamiento de familias, empresas y gobierno en la última década, pero también en el déficit en la balanza comercial. Tradicionalmente España ha exportado poco e importado mucho. Importado mucho porque la mitad de la factura de importaciones se debe a que no tenemos petróleo, gas e importamos mucho carbón. Esas importaciones están bajando, como consecuencia de la recesión, y mejorando la necesidad de financiar la balanza comercial.

Pero lo que necesitamos para crecer y crear empleo es exportar. El tema es, qué productos, cómo se exporta y dónde. Primero, los economistas y psicólogos sabemos que crecer vía consumo no será posible por el alto paro, la caída salarial y el aumento de la presión fiscal. Crecer vía inversión, aunque deseable, no es posible. En el caso de la inversión pública por falta de financiación, y privada porque se esperará el fin de la recesión para crear nuevos proyectos. El gasto deberá bajar para asegurar el objetivo de déficit público, esto es necesario para restablecer la confianza en la economía española.

Deberiamos preguntarnos ¿como se crece? ¿Hay variables socio-económicas, tecnológicas-cientificas que se han detenido o no fueron foco de su debida atención? (este no es el motivo de este articulo pero es necesario mencionarlo, ya que entra de plano en la observacion psicológica.)

Y continuamos, nos queda la exportación. Esta es la clave de la solución a corto plazo. Para una solución a largo plazo pasa por transitar de una economía basada en el ladrillo y el turismo a otra basada en educación, innovación-investigación y tecnología. El tema de la exportación ¿Es un mito? ¿Estamos exportando lo suficiente? No. Nuestra opinión es que se ve un cambio de tendencia a exportar más favorable, pero hay que profundizar la estrategia exportadora con incentivos.

Primero, ¿que productos exportar? España exporta poco, pero tiene mucho potencial. Todos los productos que se vendían aquí pueden exportarse, en particular productos agrícolas, desde la huerta murciana, la naranja valenciana, el aceite de oliva andaluz, hay otros muchos productos agrícolas, el ecológico donde tenemos gran fortaleza. Por otro lado, productos textiles, coches, azulejos, calzado, productos farmacéuticos, energía renovable, transportes (AVE), juguetes entre otros tienen potencial exportador. Solo hablo de exportación de bienes porque obviamente en servicios e inversión extranjera tenemos muchas posibilidades.

La segunda pregunta es ¿cómo?

a)Hay problemas de financiación a pymes serios, hasta que vuelva la normalidad en esa financiación habrá que pensar en líneas ICO a empresas que tengan producto exportable y buena estrategia.

b)Mejorar el marketing. Tenemos buenos productos pero no sabemos como venderlos

c)Formar gente joven y no tan joven con experiencia íntegra para ayudar a las pymes a exportar

d)Mejorar la marca España es muy urgente y no solo con campañas sino evitando lo que suponga debilitar la unidad del país, tema político, pero muy necesario para ayudar a la economía. Además tener un producto en el mercado externo significa ser líder en el producto, intachable en cuanto valores sociales, e inmejorables en calidad de respuesta rápida y satisfactoria al cliente.

e)Claridad y transparencia económico-financiera del producto en su adaptación a los diversos países.

f)Aprender inglés, el idioma del comercio exterior, y un tercer idioma, la eterna asignatura pendiente en España.

Debemos también preguntarnos a donde exportaremos. China: con mil trescientos millones de habitantes, un millón de ricos y doscientos millones de clase media es un objetivo claro. Si Chile, Perú ,Brasil y Alemania exportan mas. ¿Por que España exporta el 1% del total?

Segundo, India. Con una población de 1.200 millones, una clase media creciente, y un crecimiento medio del 7% anual, es un objetivo muy atractivo.

Tercero, América Latina, pero sobre todo Brasil, Chile, Perú, México y Colombia.

Europa y Estados Unidos crecerán poco en los próximos años y ofrecerán menos oportunidades de aumentar cuotas de mercado. Ahora como es sabido, la mayoría de exportaciones españolas van a Europa.

En resumen, el futuro de exportación española será clave para volver a crecer y generar empleo. Los ajustes son necesarios, pero necesitan complementarse con exportación e I+D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies